Archivo de la categoría: Cuaderno de bitácora

Algo más que una imagen renovada

Contra el lenguaje oscuro, lenguaje claro.

Un blog más atractivo para llegar a más personas. (Ilustración: COSTA, con ClipArt ETC).

¿Te gusta el nuevo diseño del blog? ¿Has repasado la información estable que aparece en la columna de la derecha? ¿Qué te parece la reubicación de los enlaces? ¿Crees que faltan o sobran? Estaré encantado de que me hagas llegar tus opiniones al respecto. ¡Ojalá que hayamos acertado!

El nuevo diseño y la emigración del blog desde la plataforma de WordPress donde estaba han sido posibles gracias a la colaboración de David Martínez de Bartolomé y Leticia de Santos, compañeros y excelentes profesionales en la Universidad Complutense. Sin sus conocimientos informáticos y de diseño gráfico no hubiera podido llevar a cabo con éxito este cambio. El objetivo es que los contenidos, que se van a mantener en el mismo estilo que hasta ahora, lleguen a más personas y de manera más atractiva y más accesible.

Dentro de unos días lenguajeadministrativo.com cumplirá tres años, pues publiqué la primera entrada (Adjunto remito) el 23 de septiembre de 2010. Desde entonces esta bitácora ha recibido, según estadísticas de WordPress, más de ciento setenta mil visitas procedentes sobre todo de España e Iberoamérica; pero también de Estados Unidos y del resto de Europa muy especialmente. Y para los más despistados, esta web tiene ahora mismo un PageRank de 6 (relevancia en la Red, medida de 0 a 10 por Google). No está nada mal.

¿Podré seguir contando contigo? ¡Gracias por tu interés!

“Estilo oscuro, pensamiento oscuro”, un artículo de Azorín

La claridad es la primera calidad del estilo. No hablamos sino para darnos a entender (Ilustración de Bayuela, con ClipETC).

La claridad es la primera cualidad del estilo. No hablamos sino para darnos a entender (Ilustración de Bayuela, con ClipETC).

Esta bitácora ha sido desde el primer minuto una apuesta por el lenguaje claro. Está en el lema. Desde siempre he tenido en Azorín un referente de cómo escribir con claridad. Y resulta que ahora, pasados tantos años desde que empecé a juntar letras con algún sentido descubro un artículo de este maestro, periodista y escritor, que viene a ser la síntesis de su modo de escribir: “Estilo oscuro, pensamiento oscuro”. He de decirlo. El descubrimiento se lo debo a la lista de Apuntes, el foro de la Fundéu BBVA. Es decir, a los apunteros. Y a ellos he de agradecérselo, pues me ha permitido llegar a una auténtica joya literaria: “Un pueblecito. Riofrío de Ávila”. Publicado por primera vez en 1916 y del que ahora tengo una edición de 1957 en la colección Austral.

Es el libro entero una lección de estilo, del estilo claro. Y para esa lección, Azorín nos pone a seguir a Jacinto Bejarano Galavis y Nidos, al que convierte en personaje principal y del que aparece, según cuenta, en la Cuesta de Moyano de Madrid, una obra en dos tomos publicada en 1791. De esa obra, de sus impresiones sobre Riofrío de Ávila, saca nuestro autor material y excusa para su exaltación de lo sencillo. Al final va a resultar que Azorín nos confiesa que no ha estado nunca físicamente en ese pueblecito de Ávila: “¿Para qué hacer el viaje? Hay un momento en la vida en que descubrimos que la imagen de la realidad es mejor que la realidad misma”.

La gran lección se contiene en el siguiente párrafo:

Colocad una cosa después de otra […] ¿No habéis observado que el defecto de un orador o de un escritor consiste en que coloca unas cosas dentro de otras, por medio de paréntesis, de apartados, de incisos y de consideraciones pasajeras e incidentales? Pues bien: lo contrario es colocar las cosas –ideas, sensaciones–, unas después de otras. “Las cosas deben colocarse –dice Bejarano– según el orden en que se piensan, y darles la debida extensión”. Mas la dificultad está… en pensar bien.

Estilo oscuro, pensamiento oscuro

Azorín –José Martínez Ruiz– es el ejemplo más directo de cómo escribir con claridad. De su estilo dice María de Maeztu en su Antología de prosistas españoles del siglo XX que “su prosa clara, precisa y concisa, de frase corta y construcción directa, cae como una bomba en medio de la literatura finisecular, ampulosa, de falsa retórica”. Lo tiene claro Azorín. Su artículo “Derechamente a las cosas” termina así: “De todos los defectos del estilo, el más ridículo es el que se llama hinchazón”.

Algunos no entienden que no hablamos sino para darnos a entender. ¿Se entiende?

Buenos ejemplos de usos y normas en la comunicación escrita

La Universidad de Cádiz se incorpora a las instituciones que cuentan con un manual para uso de sus investigadores y empleados públicos (Ilustración de Bayuela con ClipETC)

La Universidad de Cádiz se incorpora a las instituciones que cuentan con un manual para uso de sus investigadores y empleados públicos (Ilustración de Bayuela con ClipETC)

La Universidad de Cádiz tiene la suerte de contar desde hace poco tiempo con un libro de estilo. Y digo suerte, subrayado y con toda la intención, porque en la universidad en la que trabajo y donde imparto cursos de lenguaje administrativo un manual de estas características se echa mucho en falta. El que aquí comento tiene formato de libro de bolsillo y un destinatario diverso, como ya indica su título: “Usos y normas de la comunicación escrita”. Muy bueno y muy práctico para los investigadores que tienen que comunicar ciencia, pero también muy bueno y muy práctico para los empleados públicos de la institución. Y al respecto, un apartado muy recomendable: “Errores frecuentes en textos administrativos y científicos” (pp. 181-203), que tiene la virtud de que se puede leer de manera independiente o ampliándolo con otros capítulos del índice que tratan cuestiones más generales en el orden ortográfico, gramatical, léxico o presentación formal de documentos científicos. Y todo bien regado de referencias bibliográficas, en modo que a mí me parece otro acierto de esta obra, pues aparecen al final de cada capítulo y su uso es más directo.

Traigo aquí algunos ejemplos de errores frecuentes en el apartado de lenguaje administrativo:

Nominalización (uso del sustantivo derivado del verbo):
*Giraron visita de inspección al establecimiento.
Inspeccionaron el establecimiento.

*Se procederá a dictar resolución de revocación.
Se procederá a revocar.

Omisión incorrecta del nombre:
*Firma la presente.
Firma la presente resolución.

Omisión incorrecta del determinante:
*Tiene entrada en esta Dirección escrito de referencia.
Tiene entrada en esta Dirección el escrito de referencia.

Uso indebido del participio de presente, por arcaico:
*Firmado (o Fdo.)
Firma del declarante

Giros negativos, que aportan monotonía y complejidad al texto:
*Podrá no considerar incumplimiento.
Podrá considerar cumplimiento.

Frases innecesarias para la comprensión del texto (frases expletivas):
*La Dirección General de Aduanas, dentro de su competencia, adoptará las medidas que considere oportunas…

*A los convenios colectivos podrán adherirse, pura y simplemente, por la totalidad de sus estipulaciones, tanto una empresa…

Son solo unos pocos ejemplos de lo que el lector se encontrará. En definitiva, y como digo, una obra muy recomendable para el ámbito académico y administrativo. Sencilla y accesible.

Adenda

Me ha resultado curiosa la adscripción de los textos periodísticos a los lenguajes de especialidad (pp. 181 y 193). No hay tal. Me parece que es un error de óptica. Hay géneros periodísticos, que es otra cosa: reportaje, entrevista, crónica, noticia, etcétera. Los textos periodísticos pueden estar impregnados (o contaminados) del lenguaje de los políticos, pero eso no los convierte en un lenguaje de especialidad, que, de habitual, se suele distinguir por un léxico propio, por ejemplo. El lenguaje periodístico consiste, básicamente, en contar lo que pasa de la manera más clara posible al mayor número de personas. Y el lenguaje especializado, con su terminología propia, pertenece a comunidades restringidas.

Segundo, y feliz, cumpleaños

Número de visitas por meses desde septiembre de 2010 a septiembre de 2012.

El 23 de septiembre de 2010 (dos años ya, el pasado domingo) publicaba mi primer post en esta bitácora, que defiende el lenguaje claro, con un clásico de la Administración: Adjunto remito.  Desde entonces y hasta hoy han sido 58 las entradas publicadas y 58 000 visitas, si atiendo a lo que dicen las estadísticas de WordPres:

    • 2010, tres meses: 1692
    • 2011, doce meses: 17 859
    • 2012, nueve meses: 38 446

El pico mayor fue en mayo de este año, con 5534.

Por países, y solo para los últimos noventa días, los diez desde los que se registraron más visitas son

    • Guatemala: 196
    • Estados Unidos: 235
    • Ecuador: 238
    • Venezuela: 275
    • Chile: 328
    • Argentina: 621
    • Colombia: 822
    • Perú: 1237
    • México: 2078
    • España: 5422

Hay visitas desde todos los países de Europa (destacan Italia, Alemania y Portugal), de todo el continente americano, de Australia, de algunos países de África (Marruecos, Egipto, Túnez y Angola) y de Asia (India y Japón).

En los últimos doce meses las entradas que han recibido más de un millar de visitas han sido Las cantidades se escriben sin puntos y con espacios (1213), Recomendaciones bibliográficas (1408), ¿La gerente?, o ¿la gerenta? (1837), Sobre el lenguaje administrativo (2165) y la página principal (23 653).

A veces, muchas veces, las visitas al blog no se producen mediante un motor de búsqueda (Google, Yahoo, etcétera), sino a través de otras webs. Tener amigos que te enlazan o te recomiendan, siempre es una suerte. En estos últimos doce meses se han hecho notar especialmente la Cámara de Madrid, El blog de Derecho Público de Sevach y el diario digital Hechos de Hoy. En los tres casos han sido cientos las visitas a Lenguaje administrativo que han llegado a través de esas puertas de entrada.

Seguimos.

Primer aniversario

Autor: Ryanlerch

Este blog cumple hoy, cuando comienza el otoño, un año de servicio. El 23 de septiembre de 2010 se estrenaba con el post Adjunto remito, de tan larga tradición en el lenguaje administrativo. En este tiempo he publicado 35 entradas y el blog ha recibido cerca de 12.000 visitas. Hay cincuenta suscriptores que reciben las alertas de publicación por correo electrónico. Para llegar hasta el blog, los internautas teclearon en los buscadores hasta setecientas veces lenguaje administrativo y hasta casi doscientas, adjunto remito.

En cuanto al origen, aparte de España, el país desde donde se conectaron más fue Argentina, seguido de Perú, México, Colombia, Guatemala, Puerto Rico, Portugal y Brasil, entre los iberoamericanos. Hay también entradas desde el Reino Unido, Estados Unidos y ¡Japón!

Forzoso aquí es dar las gracias a quienes han enlazado este blog desde sus páginas web, porque ellos han contribuido, con su recomendación cualificada, a una mayor difusión:

http://elogiemosahorareportajesfamosos.blogspot.com/ (gracias, Rosa).

http://www.fernandezbeltran.es/ (gracias, Paco)

http://thespanishstuff.wordpress.com/author/thespanishstuff/ (gracias, Sara)

Y también:

http://gutielez.wordpress.com/2011/03/22/contra-la-afectacion-del-lenguaje-juridico/

http://www.delicious.com/carla1980/lenguaje_administrativo

Gracias igualmente al foro de apunteros de la Fundeu, llevado con tanto arte y eficacia por Alberto Gómez Font y Javier Bezos. Ellos son una fuente de primera mano para lo que aquí aparece.

Hay otros muchos nombres, compañeros, amigos… que han participado y participan contribuyendo a su difusión, con sus buenos consejos, con su apoyo y sus comentarios. A todos ellos, gracias. Y gracias también, muy especialmente, a quien más me animó a lanzarlo, Antonio, compañero mío, periodista.

Este blog no se puso en marcha para agradar a nadie. Tampoco para buscar la polémica, aunque, desde luego, no pretendo rehuirla. Y ahí está nuestro lema, el de todos los que lo hacemos (también tú, amigo lector): Contra el lenguaje oscuro, contra el lenguaje recargado y espeso. Por un lenguaje claro.

Ahí estamos.

La RAE defiende un lenguaje administrativo claro y preciso

Academia Administración

Es bueno que la Academia recuerde la necesidad de un lenguaje administrativo claro y preciso. (Ilustración: OpenClipArt).

Ocurrió el lunes, día 10 de enero, en la inauguración de los XXVIII Cursos de Especialización en Derecho de la Universidad de Salamanca. Recojo aquí algunas anotaciones de la información que pasó la agencia Efe y que se refieren al discurso del vicedirector de la Real Academia (RAE), José Antonio Pascual, Claridad y precisión en el lenguaje administrativo. Los subrayados son míos.

El vicedirector de la RAE, José Antonio Pascual, criticó la «falta de claridad» del lenguaje administrativo y el uso inapropiado que se hace de las palabras técnicas por parte de los profesionales cuando no hablan con colegas. Pascual señaló que en este momento el lenguaje administrativo «no es suficientemente claro».

En su opinión hacer accesible el lenguaje profesional, sobre todo en ámbitos como la Medicina o el Derecho, al resto de la población no especializada «es una de las tareas que tenemos todos». Por lo que se refiere al caso concreto del Derecho, el académico y catedrático de Lengua Española subrayó que esta disciplina tiene por delante «un gran reto, como es primero ser preciso y a la vez ser claro, y es muy difícil», agregó.

Respecto a la distinción de género en el lenguaje administrativo, se mostró en contra de propuestas como la de la exministra de Igualdad Bibiana Aído de hablar de «miembros y miembras».

Pascual destacó la importancia de los tecnicismos y su empleo por parte de los profesionales por «su gran precisión», aunque matizó que estos deben «utilizarse entre colegas, pero cuando se trata del resto de la sociedad, hay que explicar las cosas de otra manera».

La 28 edición de estos cursos de la Universidad de Salamanca, cuenta con 210 alumnos. Como ya viene siendo habitual en los últimos años, son los iberoamericanos el grupo principal de alumnos, sobre todo los procedentes de países como Venezuela, México y Argentina, aunque en esta ocasión también hay una representación destacada de estudiantes italianos.

Es bueno que la Academia recuerde, y subraye, que hay que seguir peleando por un lenguaje administrativo accesible a todos. Si además lo hace en la Universidad de Salamanca y en unos prestigiosos cursos de Derecho con mayoría de estudiantes iberoamericanos, mejor que mejor.

Feliz 2010

2010

                                                               Archivo Being Ron.

No. No hay error en el título. Es un feliz 2010 para este blog que, con apenas tres meses de vida, ha conseguido un excelente resultado de visitas. Cerca de 1 700. El equivalente, por ejemplo, a cuatro Boeing 747-400: 416 pasajeros por aparato. No está nada mal. Y eso hay que agradecérselo a algunos amigos —gracias, Paco; gracias, Antonio…— que han hecho correr el boca a boca por las arterias de internet.

Hasta finales de diciembre publicamos 17 entradas nuevas y subimos 28 imágenes (incluidos los PDF con documentación legislativa), que ocupan 28 mb. El día punta fue el 22 de noviembre,  con 106 visitas. Y la entrada más popular ese día fue Sobre este blog.

¿De dónde han llegado las visitas? Aquí están las plataformas de entrada: mail.live.com; es.wordpress.commail.yahoo.com; que.es, y correo.salud.madrid.org. Y para llegar hasta este blog, lo que más se ha tecleado en los buscadores ha sido: lenguaje administrativo bloglenguaje administrativolenguajeadministrativo.wordpress.com; lenguaje administrativo javier badia, y lenguaje administrativo wordpress.

Estas son las entradas y páginas con más visitas en 2010:

  1. SOBRE ESTE BLOG septiembre, 2010
  2. Estado de alarma y chapuzas legislativas diciembre, 2010
  3. Documentación legislativa septiembre, 2010
  4. Faltas de ortografía noviembre, 2010
  5. Ya está aquí, ya llegó, la nueva Ortografía diciembre, 2010

Y ahora sí. Ya puedo decirte, amiga lectora o amigo lector, ¡feliz 2011! Tenemos un buen punto de arranque para trabajar y para trabajar bien. ¡Que no falte!

Faltas de ortografía

Lectura 5

Leer para escribir mejor: esa es la recomendación. (Ilustración: OpenClipArt).

Veintisiete, parece que van a ser las letras del abecedario: desaparecen la ch y la ll, que ahora serán “signos ortográficos de dos letras“.  La Real Academia Española (RAE) acaba de anunciar para finales de año una Ortografía de la lengua española 2010, que sustituirá a la vigente, de 1999.

La mejor manera de no cometer faltas de ortografía, se nos decía y se nos inculcaba, de pequeños, es leer. Escribir sin faltas siempre ha sido un signo de buena educación. Escribir con faltas es, más que nada, un problema para comunicarnos por escrito: dificultan la comprensión del mensaje. Las novedades que han trascendido van fundamentalmente en la dirección de dar facilidades. De simplificar. Así, se confirma la desaparición del acento gráfico para los pronombres demostrativos este, ese, aquel, con sus femeninos y plurales: Me llevo éste, habrá que escribirlo sin tilde. Lo mismo ocurre para solo en su uso adverbial: Llevo sólo la maleta, también habrá que escribirlo sin tilde. Hay otros casos que son novedad, como el de no poner la tilde a la letra o cuando aparece entre cifras, hasta ahora obligatorio: 3 ó 4. Aquí la RAE asume que gracias a la escritura por ordenador ya no es problema distinguir entre la o y el 0 (cero).

Hay otras cosas, como que desaparece el uso de la q cuando representa el fonema k: será Catar (el país), y no Qatar. Y algunas, especialmente vistosas para la controversia: la letra y se pronunciará ye (y no i griega), y la letra i se pronunciará i (y no i latina).

Las 22 Academias de la lengua española de todo el mundo han participado activamente en esta Ortografía, es decir, en la elaboración de sus contenidos. Es una buena noticia para los hispanohablantes que ya leemos indistintamente a Vargas Llosa o a Delibes, a García Márquez o a Cela, a Neruda, a Borges o a Carpentier.

En todo caso, no se trata de una renovación profunda (no sería posible, por otra parte). Su mayor novedad consiste en una regulación detallada para casos de mayúsculas y minúsculas, nombres propios, expresiones procedentes de otras lenguas, expresiones numéricas y ortotipografía.

Al final, va a ocurrir en algunos casos que lo que antes era falta de ortografía ahora ya no lo sea. Lo que no va a cambiar, seguro, es la recomendación de leer para escribir mejor.

Empezamos

Hoy es un buen día para empezar este Cuaderno. La lengua española está de fiesta con la concesión del Nobel a Mario Vargas Llosa. El Premio Nobel de Literatura, por supuesto.

Ibarra negativo degradado pequeñaLa enseña de este blog es la Ñ. No una cualquiera, desde luego, sino la Ibarra Real: más española, imposible. Por ahí vamos. Lengua española, sí, pero en su expresión escrita.

Este que escribe es periodista de vocación y de formación. Ahora no está en ejercicio propiamente dicho, aunque nunca se sabe del todo… Pues sí, mi vocación son las letras, y las he tenido que juntar durante muchos años de mi vida para ganarme la vida: soy de los privilegiados que se han divertido trabajando. Compaginé el ejercicio profesional con las aulas y tuve la suerte de dar clases de Redacción en la Universidad. Seguía divirtiéndome. Luego, las circunstancias me han llevado por otros caminos profesionales. Un buen día tuve la suerte, de nuevo, de volver a explicar algo sobre el lenguaje escrito a unos expectantes alumnos, con un perfil distinto, eso sí. Estaba en la Universidad de Mayores. Apasionante. Después, y de nuevo por azares, esas clases se singularizaron y me encontré ante funcionarios dando clases de formación de lenguaje administrativo… No lo pensé yo. No pensé que me iba a encontrar en esas circunstancias. Pero aquí estamos.

Y ahora este blog. ¿Qué quiero hacer con él? De nuevo, divertirme. Si no, no vale. Pero, además, ha de ser útil, y, además, estar bien hecho. Me pongo a ello.