Contra el lenguaje oscuro, contra el lenguaje recargado y espeso. Por un lenguaje claro.

Sobre el lenguaje llano

Picasso, Don Quichotte.jpg

“…procurad que a la llana, con palabras significantes, honestas y bien colocadas, salga vuestra oración…“, del Prólogo al Don Quijote. (Ilustración: Picasso, 1955).

Lenguaje llano, llaneza en el hablar, entendido como expresión tradicional,  está ligado a escribir como se habla. Escribir lo más llanamente posible, de manera que nuestros interlocutores comprendan bien lo que les queremos decir o comunicar. Podemos remontarnos al Diálogo de la lengua (1535), de Juan de Valdés, cuando en respuesta a Marcio, su interlocutor, dice:

Para deziros la verdad, muy pocas cosas observo, porque el estilo que tengo me es natural, y sin afectación ninguna escrivo como hablo; solamente tengo cuidado de usar de vocablos que sinifiquen bien lo que quiero dezir, y dígolo quanto más llanamente me es possible, porque a mi parecer, en ninguna lengua stá bien el afetación.

Llano quería escribir Cervantes y llano era Alfonso X el Sabio, cuando impulsaba la calidad de la lengua española. Las obras de Azorín (Juan Martínez Ruiz) o Juan Rulfo, por citar a escritores contemporáneos, son ejemplos de lenguaje llano.

Lo que busca el lenguaje llano es la claridad, la precisión, la concisión. O sea, que se entienda lo que dice. En ese sentido, lenguaje llano no se opone a lenguaje especializado. Un artículo científico de Medicina o un tratado de Física pueden ser textos de difícil comprensión para alguien ajeno a esas materias. Un léxico especial o una fraseología diferente pueden exigir una formación específica y adecuada.

Hay que distinguir entre los textos difíciles de entender por su especialización y los textos confusos. Un sentencia judicial, bien escrita, se puebla de precisiones —porque la ley delimita—, pero no se convierte en un texto sobrecargado, espeso. Un texto retorcido y barroco o bien es producto de la ignorancia o la ligereza (el copia-pega), o del deseo de oscurecer el mensaje, de dificultar o impedir su comprensión.

Lenguaje llano y lenguaje simplificado, no son sinónimos. El lenguaje llano no es ajeno, sino que nace de las normas lingüísticas que provienen de la cultura de la lengua: no es un lenguaje simplificado y reducido. Tiene que ver con la educación recibida en la escuela, transmitida por la familia, y la sociedad que se comunica a través de los medios de comunicación. El lenguaje llano practica la norma ortográfica y gramatical, de obligada consulta junto con los diccionarios. El lenguaje llano sirve para comunicarnos mejor, facilita la lectura, pero exige un esfuerzo a quien escribe.

Cervantes, en el Prólogo al Don Quijote, nos da más pistas sobre este modo de escribir:

…procurar que a la llana, con palabras significantes, honestas y bien colocadas, salga vuestra oración y período [discurso] sonoro y festivo, pintando en todo lo que alcanzáredes y fuere posible vuestra intención, dando a entender vuestros conceptos sin intricarlos y escurecerlos.

Blog creado con WordPress | Tema Pure Type modificado por David Martínez y Leticia de Santos | Cabecera diseñada por Leticia de Santos
Creative Commons Page Rank

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Pinche el enlace para mayor información.plugin cookies