Impropiedad léxica o cuando a las palabras se les atribuye un significado que no tienen

Hojeando la prensa me encuentro con el anuncio de AENA (Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea) que reproduzco aquí. Ha sido el título lo que ha llamado mi atención: Comunicación de apertura de proposiciones económicas. ¿De proposiciones económicas?, o, mejor, ¿de propuestas económicas?

"Proposiciones económicas" o ¿"propuestas económicas"?

“Proposiciones económicas” o ¿”propuestas económicas”?

Por no perdernos en vericuetos. Si vamos a la tercera acepción de la palabra propuesta (DRAE), nos encontramos:

Consulta de un asunto o negocio a la persona, junta o cuerpo que lo ha de resolver.

Esta es la que parece idónea para el caso que nos ocupa. Sin embargo, lo de “proposiciones económicas” forma parte del léxico administrativo y ahí está en el BOE (Boletín Oficial del Estado) desde hace decenas de años. Más acostumbrados estamos, pienso, a la expresión proposición de ley, también en el DRAE (Diccionario de la Real Academia):

Texto ajustado a los requisitos y presentado por las Cámaras legislativas o por iniciativa extraparlamentaria, para su tramitación y aprobación como ley.

Uno de los errores frecuentes en el lenguaje administrativo es el de impropiedad léxica (falta de propiedad), lo que ocurre cuando se les atribuye a las palabras un significado que no tienen (no es lo mismo estar en el candelero que estar en el candelabro). Descontada la razón de la ignorancia, la confusión puede venir por el parecido fónico (ascendencia no es influencia, por ejemplo), por una traducción apresurada al castellano (balance no es resultado) o por influencia de los medios de comunicación que reproducen el lenguaje de los políticos (la ley contempla, por la ley establece, regula, dispone, obliga, recoge, fomenta, contiene…).

Un muestrario de palabras a las que se les suele atribuir un significado distinto del verdadero sería (en negritas la apropiada):

130211 Impropiedad

A cada palabra, su significado (ilustración: Bayuela).

    • adolecer/carecer
    • ascendencia/influencia
    • avanzar/adelantar
    • balance/resultado
    • cesar (a alguien)/destituir
    • contabilizar/contar
    • contemplar/tener en cuenta
    • concluir/acabar, finalizar
    • conducir/dirigir
    • detentar/ejercer
    • dinamizar/activar, estimular
    • eficiencia/eficacia
    • fuerte/importante
    • ignorar/desestimar, desoír, rechazar
    • implementar/aplicar, ejecutar
    • inaudito/insólito
    • ostentar (un cargo)/desempeñar (un cargo)
    • perseguir/pretender, intentar
    • prever/planear, tener la intención
    • problemática/problema
    • profundizar/proseguir
    • reticente/reacio, remiso
    • señalizar/señalar
    • visionar/visualizar

¿Quién no tiene dudas? Después de escribir, repasar; después de repasar y, previa consulta al diccionario, corregir. Yo también dudo. Y mucho.

8 pensamientos en “Impropiedad léxica o cuando a las palabras se les atribuye un significado que no tienen

  1. María

    Javier:
    Preciso hacer una consulta. Actualmente me encuentro estudiando sobre redacción administrativa y al buscar información sobre reglas ortográficas del lenguaje administrativo se mencionan -por ejemplo- reglas de acentuación que no se respetan en los escritos administrativos. ¿Esto es correcto? Gracias. Y te felicito por el blog. Es de mucha ayuda para mí.

    Responder
    1. Javier Badía Autor

      Hola, María:
      Gracias a ti por tu interés. Me gustaría ayudarte, pero si no me pones el ejemplo concreto no creo que pueda. Para empezar no hay reglas ortográficas del lenguaje administrativo. Hay reglas ortográficas del español. Da igual que sea lenguaje administrativo, jurídico, científico o periodístico. Si te expresas y escribes en español las reglas ortográficas son siempre las mismas. ¿A qué te refieres cuando hablas de reglas de acentuación que no se respetan en los escritos administrativos?

      Responder
  2. Ana

    no se si este mal pero hay paises en los que se esribe de manera diferente, nosotros escribimos México, y en españa se escribe .Mejico, cual de los dos formas es correcta?

    Responder
  3. Anónimo

    Las proposiciones pueden ser honestas, deshonestas o todo lo contrario. Suena mejor el término “propuesta”, que duda cabe. También las administraciones pueden imponer “penalidades” cuando se producen incumplimientos en un contrato. ¡Hay pena, penita, pena! “Penalizaciones” me gusta mas pero, para gustos los colores. Saludos. Fco. Glez.

    Responder
  4. Carmen Caballero

    Si puede ser, pero en este caso lo correcto es poner “proposición económica” porque están citando el artº 129 de la Ley de contratos del Sector Público. Con el tiempo el lenguaje del legislador también será mas cercano al ciudadano. He visto que nuevamente salgo como anónimo, creía que con poner el correo electrónico era suficiente para salir identificada. En esta ocasión subsano mi error.

    Responder
  5. Anónimo

    Javier, quizá sea porque profesionalmente estoy habituada a leer y escribir “proposición económica” pero no sólo no me suena mal sino que me parece tan adecuada como “propuesta económica”. Por lo demás muy buen artículo.

    Responder
    1. Javier Badía

      Según he podido comprobar lo de “proposición económica” aparece en el BOE al menos desde los años sesenta (hasta donde he llegado). Yo sigo pensando (será que soy muy bruto) que en el contexto que aquí aparece (“Comunicación de apertura de proposiciones económicas“) estaría mejor: “Comunicación de apertura de propuestas económicas” (alguien hace una propuesta económica). ¡Gracias por tu interés y amabilidad!

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *