Ya está aquí, ya llegó, la nueva Ortografía

Manos dibujando Escher

Ilustración: M.C. Escher.

Aunque este es un blog de lenguaje administrativo, también lo es de buen uso del español. Hoy es el primer día de circulación de la Ortografía de la lengua española. Así que podemos gritar: ¡la Ortografía (1999) ha muerto!; ¡viva la Ortografía (2010)!

Para divertimento de los lectores de este blog, copio-pego un comentario en la Red del escritor mexicano Agustín Monsreal:

Pues (o será si), es cierto, como diría el célebre (o celebre) testarudo, que no se puede confundir revólver con revolver, pero (otra vez sera si), sin ofender a dicho testarudo, la pérdida de su madre con la perdida de su etcétera, frase famosa para demostrar que con los acentos no se juega, como ocurre también con mendigo y méndigo.

Y tampoco es lo mismo, por ejemplo: sólo te mueres y ya/  solo te mueres y ya; ni tampoco: voy a tomar sólo un vaso de vino/ voy a tomar solo un vaso de vino; ni tampoco: sólo llegó a la casa/ solo llegó a la casa; ni tampoco: discute sólo del acento/ discute solo del acento.

¿Cambia o no cambia el sentido de lo que se dice?  Claro que suena igual, pero no quiere decir lo mismo, y para eso en la lengua escrita existe el acento ortográfico, lo que demuestra que el acento en solo es sólo cosa de sentido común. ¿Y qué (que) queda si le quitamos el acento a académicos?, pues acade-micos.

Del blog de Fernando Valls.

P.D.: El diario ABC de Madrid publicaba en su edición en papel del 30 de noviembre de 2014 el significativo reportaje Sólo/solo. La tilde que enfrenta a la RAE con los escritores. Muy recomendable.

2 pensamientos en “Ya está aquí, ya llegó, la nueva Ortografía

  1. Jesús

    Bueno, desde que apareció la tendencia de utilizar un lenguaje “políticamente correcto” nos pasamos el día criticándolo, pero no deberíamos olvidar el sentido que realmente tiene: un simple ejemplo, no es lo mismo decir “minusválido” que “discapacitado”.

    Es diferente el lenguaje “políticamente correcto” que afortunadamente todos empezamos a tener en cuenta, de enmascarar lo que se dice para que parezca otra cosa, lo cual que se puede calificar de intento de engaño y que se hace desde el principio de los tiempos.

    Responder
  2. Antonio

    Efectivamente. La Academia, más real que Real, va dejando que la calle y el analfabetismo imponngan su dominio sobre lo ortográfica y políticamente correcto. ¿Qué le vamos a hacer?

    Responder

Deja un comentario