Dobletes y desdoblamientos

Escritora pensando

En una carta o en un correo electrónico nunca es aceptable la fórmula: Sr./Sra. D./Dña. Luis Fernández. Ilustración ClipArt ETC.

Cuando una carta, o una circular, o un aviso, o un comunicado, o un correo electrónico van dirigidos a un colectivo compuesto indistintamente de hombres y mujeres, ¿cómo hay que encabezarlo? La solución más adecuada sería la siguiente: Estimada compañera, estimado compañero…

Una fórmula poco recomendable sería: Estimado/-a compañero/-a... No hay problema para el uso de la barra, que puede indicar la existencia de dos o más opciones posibles, pero que tiene un uso más idóneo en impresos de preinscripción, matrículas, formularios, fichas, etcétera: Cuestionario para el/la alumno/-a.

Claramente inadecuada sería la fórmula: Estimado/-a compañero/-a, donde es necesaria la unificación, o por la palabra compañero, o por el morfema a, que, además, por ser de terminación debe ir precedido del guión corto; así: -a.

Por último, queda proscrito el uso de la arroba: Estimad@ compañer@

Y en todo caso, lo preferible siempre es la individualización. De manera que si me dirijo a un hombre, lo correcto es: Estimado compañero. Y si me dirijo a una mujer: Estimada compañera. En las etiquetas utilizadas para la correspondencia, cuando se individualiza la mención no es posible el desdoblamiento: Sr./Sra. D./D.ª Luis Fernández Corchado, decano/-a de…

Como observación final, los encabezamientos de textos dirigidos a colectivos siempre hay que escribirlos en singularestimadoestimada, y no estimados estimadas. La carta, o el comunicado, o el correo lo lee siempre una persona (lee para sí). Cosa bien distinta sería si tuviésemos que leer en voz alta ese mismo texto a un grupo de personas. Ahí, sí, en plural.

6 pensamientos en “Dobletes y desdoblamientos

  1. Pingback: Noticia sobre el lenguaje no sexista | LENGUAJE ADMINISTRATIVO

    1. Javier Badía Autor

      Lo correcto es Estimado señor o Estimada amiga. Estimado, a secas, no es nada. Coloquialmente me puedo dirigir a alguien y decirle ¡querido!. Pero eso es una expresión coloquial y no un saludo formal en una carta, por ejemplo, que es de lo que aquí hablamos.
      Gracias.

      Responder
  2. Pingback: Los mensajes del correo electrónico se escriben rápido y se envían más rápido todavía « LENGUAJE ADMINISTRATIVO

  3. Pingback: Disparates ortográficos en los tratamientos de mujer y hombre « LENGUAJE ADMINISTRATIVO

  4. Pingback: Noticia sobre el lenguaje no sexista « LENGUAJE ADMINISTRATIVO

Deja un comentario